Mitologias
  Dioses del Mal: Takhisis
 

Takhisis, Reina de la Oscuridad
Otros nombres: Reina de los Dragones (Istar, Silvanesti, Ergoth), Tii'Mhut (Istar), la de las Mil Caras (Hylo), Mai-tat (Tarsis), Nilat la Corruptora (Muro de Hielo), Tamex el Falso Metal (Thorbardin), Takhisis (ejércitos de los Dragones), Lady Caos (Mithas), Lady Oscura (ogros), Mwarg (hobgoblins).
Género: Femenino

Plano natal: Primer plano de los Reinos Infernales (Nueve infiernos)

Símbolo: Media Luna Negra.
Colores: Negro y negro iridiscente.
Ámbito de influencia: Dragones del Mal, noche, intriga, caos, tinieblas y odio.

La Reina de los Dragones es adorada por los Señores de los Dragones, los draconianos y sus aliados humanos.  Ni siquiera los locos o los niños pronuncian el nombre de Takhisis a la ligera. Su nombre evoca oscuridad, destrucción y muerte. Envuelta en sombras y odio, sólo desea la dominación y la esclavización de Krynn y su gente.
     En la Era de los Sueños, Takhisis era la compañera y consorte de Paladine. Los dos dioses eran iguales en todos los aspectos. Pero cuando forjaron los primeros seres de la creación, los dragones construidos del caos, Takhisis se sintió celosa. Deseó ser el único primer creador; deseó que las primeras criaturas llevaran su sello. Y maquinó una forma de conseguirlo. La naciente Reina Oscura corrompió los dragones, drenó la nobleza de su sangre e instaló en su lugar salvaje furia. Paladine se sintió profundamente agraviado, un pesar que complació a su amante. Con la perversión de esas primeras creaciones, Takhisis dividió para siempre las familias de dioses.
     Abandonó a Paladine y se unió a Sargonnas, dios de la furia y la venganza. Tuvieron dos descendientes: Nuitari, dios de la magia negra, y Zeboim, diosa del mar y las tormentas. La pasión entre Takhisis y Sargonnas ha sido intensa y volátil, y ha vacilado entre la lujuria insaciable y el rencoroso odio. Takhisis dio a luz otro hijo, Artha, semidiosa de la lujuria y la codicia desatadas. Aunque originalmente se creyó que era fruto de una relación pasajera con Chemosh, Artha era en realidad hija de Hiddukel enmascarado como Chemosh.
     Pero tales alianzas no distrajeron a Takhisis de su meta definitiva: la dominación. A continuación dirigió su atención a los espíritus estrella, y deseó convertirlos en peones para las mortíferas guerras que planeaba contra los otros dioses. Al descubrir sus planes, los otros dioses se negaron. El resultado fue la Guerra de Todos los Santos. La guerra terminó en unas tablas y Takhisis, furiosa de no poder apoderarse de los espíritus estrella, derramó sobre ellos la debilidad, la enfermedad y la muerte.
     No ha pasado ni un solo momento ociosa desde entonces. Todas tres Guerras de los Dragones empezaron como consecuencia de sus maniobras para conseguir el poder. Entre esas guerras, derramó incontables plagas e insensatas matanzas. Seguramente hubieran caído peores catástrofes sobre el mundo si Huma no hubiera usado la DragonLance. Alejar a Takhisis de Krynn y exiliarla a los Nueve Infiernos. Junto con ella, los dragones, tanto malvados como buenos, se hundieron profundamente en el suelo y durmieron. Pronto vivieron sólo en las historias y leyendas.
     La Reina de la Oscuridad edificó su hogar en Avernus, la primera capa de los Reinos Infernales. Su dominio era Abthalom, las Extensiones Inferiores. Durante su reinado, Abthalom estuvo en un estado de constante flujo, reflejando los tempestuosos humores de su ama. Mientras aguardaba una posibilidad de escapar, torturaba los espíritus de la gente muerta consignados a vivir en los Nueve Infiernos a causa de su maldad.
     Finalmente, el orgullo del rey sacerdote proporcionó a Takhisis un medio de escapar. Usando la vanidad del rey sacerdote como las cuerdas de una marioneta, gobernó Istar a través de él. Durante un glorioso y horrible siglo, Takhisis extendió su poder desde Istar hasta las cuatro esquinas de Ansalón. Finalmente, los demás dioses no pudieron soportarlo más. Así llegó el Cataclismo.
     El Cataclismo casi destruyó Ansalón y todo Krynn, un resultado que a Takhisis le importaba poco. Peor aún, en realidad se benefició del Cataclismo. Cuando cayó la montaña, arrastró el Templo del rey sacerdote hacia abajo, hasta las Extensiones Inferiores. Entonces, usando la conexión innata del Templo con Krynn, Takhisis forjó una puerta de regreso a Krynn. Al regresar, anuló la expulsión de Huma.
     Desde entonces, los ejércitos del Mal de Takhisis se han ido amasando, y sus retorcidos planes no han dejado de avanzar. En la actualidad es adorada por los Altos Señores de los Dragones, los ogros, las razas goblins, los ejércitos draconianos y algunos humanos despreciables.

Motivaciones: Takhisis no acepta fácilmente la derrota. Aún espera someter todo Krynn bajo su tiranía. Se da cuenta de que dragones y draconianos no serán echados fácilmente de Ansalón. Aún controlan muchas tierras y son capaces y dispuestos a luchar. Lo que Takhisis necesita ahora es un grupo de poderosos lugartenientes para reemplazar las pérdidas como Kitiara y lord Soth. También busca los huevos de los dragones buenos, para crear draconianos más poderosos. Finalmente, para llenar sus disminuidos rangos, Takhisis ha lanzado una campaña de seducción y tentación, ofreciendo gran poder a cambio de obediencia. Algunos dicen que Chemosh le ha proporcionado incluso muertos vivientes especialmente retorcidos que devolver a Ansalón bajo nuevos cuerpos. Aunque Paladine es su enemigo desde hace mucho tiempo, Kiri Jolith es quien le causa mayor preocupación. Ha ordenado a todos sus seguidores que maten a los adoradores de Kiri Jolith y profanen sus templos apenas los vean.

Avatares de Takhisis: Takhisis puede adoptar cualquier forma, pero sus dos favoritas son un dragón cromático de cinco cabezas y una hermosa tentadora de raza humana o élfica. Los rumores afirman que también adopta las formas avatares de una serpiente gigante y cualquier criatura con muchas cabezas como una hidra o un leviatán.
     Durante tres milenios después de la victoria de Huma y también después de que el Consejo de la Piedra Blanca hubiera terminado la Guerra de la lanza, el avatar de Takhisis fue barrido de Ansalón. Aun así, puede actuar a través de agentes y descendientes, trabajando para abrir una puerta para su regreso. Puede hacer saber su voluntad en sueños y a través de agentes, aunque estos últimos suelen morir inmediatamente después de completar el mensaje.

Sacerdotes: Los sacerdotes de Takhisis sirven como ojos y oídos de su ama, alertas a cualquier oportunidad de hacer progresar las ambiciones de su diosa. Los sacerdotes se ocupan también de sus planes de sabotear el poder de cualquier otro dios distinto a Takhisis. Las directrices primordiales de la Reina Oscura a sus sacerdotes son usar los deseos de los seres de alineamiento bueno para esclavizarles y para destruir o robar los huevos de los dragones buenos. Cada sacerdote de Takhisis debe prestar un juramento de absoluta obediencia. Aquellos que quebranten este juramento reciben una muerte lenta y dolorosa, seguida por una eternidad de condenación.

 

 

 
  Total visitantes 148293 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=